Ese miedo

Tengo miedo. Ya te he hablado muchas veces de ese miedo. Miedo a ser demasiado intenso y no poder dejar de decirte lo mucho que te quiero. A que se vuelva tan insoportable el echarte de menos, que mi corazón se automutile, rectifique y te descarte. Me da miedo no poder ocultar esa profunda tristezaSigue leyendo «Ese miedo»

Vuela alto

A ti, mi más fiel lectora. A ti, que crees tan poco en ti por que lo propio siempre escapa a nuestros ojos, Vuela alto. Hazte fuerte, ortalece los músculos de tus alas. Endurece las plantas de tus garras aún jóvenes y delicadas por la falta de experiencia. Vuela alto. Crece, para que cuando regresesSigue leyendo «Vuela alto»

Carta a mi futuro yo

Encontré este pequeño tesoro en uno de los primeros blog que empecé a escribir. Andaría yo por bachillerato o primer año de carrera cuando la escribí. Todos deberíamos escribirnos una de estas cartas ¿no? Muy en contra de mi naturaleza enfermizamente perfeccionista está sin revisar, tal cual lo escribí entonces. Con toda la esencia deSigue leyendo «Carta a mi futuro yo»

A veces

A veces por mucho que te esfuerces es inevitable hacer sufrir a la gente que quieres y, cuanto mas te esfuerzas en evitarlo, mas sufrimiento provocas. A veces no sabes cuando dejar de tirar y soltar para dejar marchar. A veces, aunque desde el principio hayas luchado con todas tus fuerzas y nunca lo lleguesSigue leyendo «A veces»

Atrévete

Mi adicción a las tiendas vintage cada vez está mas justificada. Creo que ya no viajo a ningún sitio sin visitar al menos una de estos locales llenos de historia y ropa para todos los gustos y que tanto me transmiten e inspiran.  Me encantan las cosas que no lleva nadie o que solo llevanSigue leyendo «Atrévete»

Los portadores

Dejadme que os ponga en antecedente. Que os hable de mi. De nosotros. De lo particulares que son y de cómo sobrevivien los llamados portadores de rubíes.  Sucede algo curioso con los corazones extremadamente frágiles. Los más puros e inocentes. Los que siguen creyendo después de tantas decepciones y vuelven a darse el capricho y aSigue leyendo «Los portadores»

Expendedores de milagros

Creo que sin saberlo he sido objetivo de varios milagros en mi vida y hoy puedo asegurar que he visto uno. Cuando viajo pierdo muchas cosas. Lo reconozco, soy desordenado (aunque más despistado y nervioso que desordenado) y como consecuencia he perdido ya con este viaje dos móviles  uno en Tailandia y otro en Ecuador. EnSigue leyendo «Expendedores de milagros»

A %d blogueros les gusta esto: