Creo

Creo en el amor a primera vista, a primer bocado, a primera caricia y a primer intenso abrazo.

Creo en el amor a primer mordisco de labios. A primer roce de manos. A primer beso robado y furtivo en el pasillo y apretón de dedos entrelazados.

A primer «no quiero que te vayas». A primer «te echo de menos» con larga distancia de por medio y esa profunda angustia de no volverá vernos.

Creo en el amor a primer contacto. A primera sonrisa estúpida y a primer impulso de quitárnoslo todo.

Creo en el amor a primer roce de cuerpos desnudos. A primer gemido, suspiro y grito ahogado.

Sus labios

Como se ama a primera vista el rincón que se descubre por accidente y se transforma en paraíso y santuario privado e íntimo también pueden hacerlo dos personas tras un primer contacto. Yo mismo he podido experimentar esa fuerza, desconocida por muchos, luchar desesperada con mayor intensidad que la pura atracción física y con una misma dirección y destino:

sus labios

Llévame contigo

¡Llévame contigo!-te susurro aprovechando el breve silencio entre tan apasionada danza mientras inspiras y aprietas mi cuerpo contra el tuyo con tanta fuerza que puedo sentir como tiemblas. Separo mi cabeza de la comodidad de tu pecho y del latido acompasado de tu corazón y compruebo como se sincroniza perfectamente con el mío hasta que te miro fijamente, como solemos hacer para detener el tiempo.

¡Llévame contigo!- te repito perdiendo cierta compostura humedeciendo con mi llanto contenido tu pecho y cierro los ojos mientras hundes tu mano en mi pelo, algo más alborotado que de costumbre, y tiras de algunos afortunados mechones. Con tu otra mano aprietas con fuerza la mía para consolarme, como reconociéndote víctima de la misma angustia existencial que nos deparan las próximas horas.

¡Llévame contigo!- te pido por tercera vez para que entiendas por fin que no es una broma, que no lo digo por decir, que no te miento cuando te digo que lo dejaría todo para tenerte a mi lado.

¡Llévame contigo!- te suplico mientras con la mirada te acuso de haber destruido mi mundo prefabricado con retales de felicidad ajena, normas, prejuicios y expectativas para construir uno contigo en el que soy feliz como nunca, y en el que ahora me dejas solo a la deriva.

Llévame contigo

Donde sea, pero contigo

Californian vibes

Some places can be loved immediately without have been seen previously.

Some outfits are specially made to wear and merme with.Sigue leyendo «Californian vibes»

Expendedores de milagros

Creo que sin saberlo he sido objetivo de varios milagros en mi vida y hoy puedo asegurar que he visto uno.

Cuando viajo pierdo muchas cosas. Lo reconozco, soy desordenado (aunque más despistado y nervioso que desordenado) y como consecuencia he perdido ya con este viaje dos móviles  uno en Tailandia y otro en Ecuador.

En Tailandia además perdí el vuelo de vuelta y esta vez en Ecuador puedo asegurar que como consecuencia de un milagro no lo he perdido también. Por algunos problemas de ultima hora he llegado una hora antes de que cerraran las puertas y cuando me he acercado l mostrador de la aerolínea de Avianca la chica me ha dicho que lo lamentaba pero no podía hacer nada. Mi cara ha debido de verse exageradamente descompuesta porque en apenas un minuto se ha puesto a buscar rápidamente una alternativa hasta que ha dado con la opción de pasarme sin coste al mismo vuelo mañana. Por la expresión de su cara he podido entender que el arreglo consistía en algo no demasiado legítimo.

A 10 minutos del despegue del vuelo perdido y habiendo asumido ya que dormiría otra noche en Quito así como los consiguientes gastos que suponía ha aparecido otro trabajador de la aerolínea diciendo que me metiera porque habían bajado tres pasajeros en el último momento.

Mientras tecleaba de nuevo mis datos en la base de datos mi cara se iluminaba y cuando me ha pedido el pasaporte he suspirado con tanta fuerza que han mirado los encargados de tres mostradores.

Después de poner mi maleta en la cinta la chica ha dicho: «Esta vez te salvas. Ya puede pasarme a mi algo bueno» A lo que sin mis labios han articulado y  pronunciado deliberadamente: ¡Muy bueno!

Mientras andaba por la pasarela embarcando pensaba en lo que ha dicho y en como yo mismo podía ser ese algo bueno que podía pasarle si conseguía de alguna manera contactar con la aerolínea, dar con su nombre y quizá su número de teléfono y dirección donde mandarle algo a modo de agradecimiento.

Poco después de este momento de exaltación de la bondad humana he notado como mis pies volvían a la tierra y mi cerebro se volvía de nuevo incrédulo y realista. Por suerte me considero bipolar y soñador y hay quienes también dicen que soy una buena persona. Así que mi cabeza no ha descartado todavía la idea alentada a modo de reto por un: me pregunto cuantas posibilidades hay de que consiga dar con su nombre…


Lo que ha pasado me ha puesto a posicionarme en el lado PROMILAGROS y a pensar en esa gente que dice que no existen. Los entiendo. Es fácil ser incrédulo si nunca se ha presenciado alguno, pero creo que el problema está en lo que entendemos por «milagro»

No se que implica para muchos el etiquetar algo como un milagro, pero creo que la gente los hace, y más a menudo de lo que podemos pensar. Creo que muchas veces los milagros son pequeños gestos o palabras que cambian el transcurso de un día o de toda una vida. Pequeñas acciones que esas personas o «expendedores de milagros» (como me gusta llamarlos) hacen sin tener por qué que hacerlas. Sin que nadie les obligue o espere que las hagan. En la bondad y personalidad de cada uno está ser uno de ellos «expendedor de milagros». No es algo que venga grabado en la esencia humana, por mucho que algunos quieran creerlo.

También creo que un milagro da lugar a otro. Como una especie de domino. El que recibe el primer milagro cambia por su percepción del mundo. Se vuelve menos hostil y por un momento encierra cierta ansia y de cambiar el mundo, de ser mejor y se cree capaz de hacerlo. Como si de repente, y solo después de eso, entendiera que está en sus manos hacer más fácil la vida de alguien.

¿Por que no nos convertimos en «expendedores de milagros?

Sergio

Cuba #6 Hasta pronto Cuba

18 jul.Despedidas criollas

Hoy a las doce sale el taxi compartido a la Habana, así que después de desayunar aprovecho para hacer unas llamadas en la zona wifi antes de coger la toalla para no dejar varadero sin antes volver a pasearme por su playa.Sigue leyendo «Cuba #6 Hasta pronto Cuba»

Cuba #5 Varadero

16 Julio Varadero para el turista, no para  el mochilero

Ya estoy en Varadero. Tras varias horas de viaje por carretera mas que llevaderas en un autobús acondicionado. Sin duda después de todo es la mejor opción para largos trayectos.

Dos de mis compañeros catalanes siguen su viaje alrededor de Cuba mientras Mar y yo volvemos hacia la Habana con parada en esta famosa ciudad e hiperturística ciudad.

Me sobran sus muchos resorts a pie de playa y la cantidad de turistas pero aun así salimos cada uno por su lado a recorrer sus calles hasta que nos juntamos antes de cenar y salimos a pasear y tomar algo. Mi pollo a la brasa me alegra la noche hasta que compruebo que la ensalada de atún y vegetales que tan buen acompañante parecía es un plato de un muy poco conseguido sucedáneo de ensaladilla con cebolla, pepino, zanahoria lechuga flotando en algún tipo de salsa rosa.

La misma Lonely planet no pinta demasiado bien la ciudad.

 

 

17 Julio 3 cerditos y una playa paradisíaca

Me he despertado con mucha hambre y como no hacen desayunos en la casa particular donde me alojo, salgo a desayunar a Los 3 cerditos, una cafetería que queda muy cerca. En la misma esquina. Con diferencia la mejor comida que he probado fuera de «casa» y del tradicional arroz con frijoles y pollo.

Cuando acabo de desayunar vuelvo a la habitación para coger la ropa y buscar una lavandería y una CADECA (casa de cambio) antes de prepararme para ir a la playa.

La playa de Varadero me hace recuperar la fe en las playas de Cuba. 20 km de arena fina y Agua cristalina y, en la zona que estoy yo, ningún turista.

Por la tarde no deja de llover y ya por la noche salimos a dar una vuelta y a cenar, pero como son las 10 ya esta todo prácticamente cerrado así que algo de fruta y un jugo es lo único que consigo encontrar antes de volver a la casa.

 

 

Cuba #4 Trinidad

14 Julio. Auténtica Trinidad

Por suerte para mi mis compañeros se dirigen a Trinidad, uno de los destinos marcados en mi ruta así que aun teniendo que superar mi vergüenza y mi miedo a ser un estorbo contratamos juntos la casa en trinidad y el taxi compartido

Cansado por el calor del país y dos horas metido en un almendrón llegamos a Trinidad. Estos coches clásicos americanos parecen blindados contra cualquier tipo de ráfaga refrescante y compiten intensamente con los variados vehículos en los que he viajado en materia de confort.

Ya en Trinidad nos instalamos, esta vez en casas separadas por falta de espacio. La hora de almorzar ha pasado y mis compañeros no parecen tener fuerzas para salir. Esta ciudad si tiene algo familiar y acogedor que me recuerda a mi pueblo y me hace sentir como en casa así que cojo dinero, la cámara y salgo a hacer lo que siempre hago y me encanta: recorrer las calles, deleitarme con el diseño y colorido de sus casas, buscar detalles y recrearme en las estampas que ofrece la ciudad y su gente lejos de los turistas.

Por la noche ya salimos juntos a cenar. Y que cena:  crema de calabaza y hamburguesa vegetariana. Sin duda lo mejor que he comido en Cuba. Después de cenar volvemos pronto a casa y nos quedamos en mi terraza hablando. Me empapo de algo de historia de la mano de Pep y simpatizo con el independentismo catalán. Es fácil hacerlo cuando se escucha sin prejuicios o la típica actitud española de rechazo hacia El tema.


MIS CATALANES

 

 

15 Julio. Baño refrescante y una salsa frenética

Es el segundo día en la ciudad y hoy visitamos El cubano: una ruta de apenas 3 km hacia unas cascadas donde por fin es posible refrescarse con el agua de río. Volvemos al punto de salida prediciendo algo de lluvia como siempre a estas horas. La comida en el restaurante cuesta 15 cuc y es lo de siempre así que cerramos los estómagos y hacemos tiempo hasta que vuelve el taxista a recogernos para dejarnos en Trinidad de nuevo donde, una vez duchados y ya casi hora de «comer» (cenar) paramos en uno de los pocos restaurantes que ofrece algo diferente de comida. El cuerpo se cansa fácilmente del pollo con arroz y frijoles. El estomago tiene antojos europeos y mi adicción a la pizza me hace muy fácil la elección.

Después de comer paseamos y volvemos a casa a seguir conversando con la familia. Me encantan las conversaciones espontaneas con tantos cubanos. Conocer sus puntos de vista sobre tantos acontecimientos y datos manipulados. Sus historias. Su día a día. Disfruto con su amabilidad y con cada cosa que aprendo de primera mano quizá un poco edulcorada por su amor por su país y su ex presidente.

Escucho atento el sentimiento tras la muerte del presidente o las historias que me cuentan sobre las dificultades durante el «periodo especial» tras la caída de la URSS: lavando ropa con ceniza o hierbas o comiendo hojas de plátano entre otras.

Me asombra también escuchar como las piedras que forman calles empedradas se trajeron de España como contrapeso en el barco que traía esclavos de África.

Cuando se hace de noche y aún sin hambre salimos a La casa de la música a disfrutar de la alegre música y la frenética salsa del cubano.

16 Julio. Acomiadaments catalans 

Hoy desayunamos juntos por ultima vez. Por desgracia toca separarse: Pep y Oleguet siguen su ruta por cuba y Mar y yo vamos volviendo a La Habana con parada la conocida Varadero con no demasiadas buenas referencias según la misma Lonely planet.

 

 

Cuba #3 cienfuegos

12 Julio. Próxima parada: Cienfuegos 

Hoy toca volver a hacer la mochila pero esta vez dirección Cienfuegos.

 Después de un larguísimo y caluroso viaje desde Viñales llegamos juntos a Cienfuegos. Las primeras horas en la ciudad se hacen difíciles. Ratos de soledad, el calor, un cubano algo diferente a lo que me tiene acostumbrado este país y lo romántico de los atardeceres en el malecón hacen que mis ganas de seguir el viaje mengüen. No es la primera vez que me pasa. Se acerca la semana lejos de todo y se nota. Las ganas de seguir con fotos y vídeos se disipan.

 Por suerte me conozco y se que es cuestión de horas y una visión con perspectiva para día recuperarlas.

La ciudad es diferente y parece que el cuerpo no acaba de acostumbrarse. Por suerte tengo a mis catalanes que hacen delos paseos y las comidas esos momentos que uno recuerda cuando vuelve a casa. Problemas intestinales aparte, la vida estos días transcurre con bastante normalidad. Comidas, paseos y charlas mas que agradables con los dueños hacen que recupere ese gusto y esa curiosidad por la vida criolla.

13 Julio. Camuflaje cubano

La ultima noche salimos a uno de los típicos centros sociales que hay aquí en cuba para la juventud: un desfile de moda y como no, el baile son las actividades previstas para la noche. 1 cuc por camuflarnos con El autentico cubano es un precio ridículo para por fin disfrutar de algo diferente alejados de los centros turísticos a los que todo el mundo parece querer llevarnos.

 

A %d blogueros les gusta esto: