REVERIE-THE MAKING OFF FOR CARMEN TESSA SS18

The making off for Carmen Tessa’s R E V E R I E: the new backpacks and handbags collection. As usually., It was a honor to be part once of that amazing family

Pictures and festival collection video shotting coming soon

2b35eee1-1f4b-4bb4-80a4-d293dec470bb

LA SONRISA DE LOS 26

Y cuando parecía que todo volvía a la rutina apareces, una vez más, para hacer más felices mis días.

Podría pasar todas mis tardes con una de esas tazas de café sin azúcar al que me acostumbraste y esa risa sincera y llena de vida que nadie consiguió quitarte.

Me encanta cuando me miras con esa cara que se te dibuja cuando te disculpas por lo mucho que hablas y me pides que te calle.

Como me haces enamorarme de tu Helsinki, su cultura y su gente, que ya es también la tuya.

Que te agobie dejar una hora libre en nuestra apretada agenda para no perder un minuto. Como si cada minuto sin planificar fuera un motivo o una excusa para no volver a verte.

Cada secreto competido es una pequeña señal que bordamos en el alma del otro. Me encanta presumir de estos retales que tengo de ti que te hacen estar tan cerca como pocos teniéndote más lejos que a casi nadie.

Te lo he dicho alguna vez pero cada vez que pienso en ti me lo repito porque de verdad lo pienso: te mereces ser feliz más que nadie que conozca. Por la vida que llevamos juntos. Por tus retales, los míos y los nuestros.

Eres un grandísimo e inmejorable ejemplo y no puedo explicar con palabras la suerte que tengo de tenerte en mi vida.

Me falta diccionario para explicar con palabras la suerte que tengo de tenerte pero espero que esto valga para empezar.

Mil gracias.

Tu vecino que te adora¿Será tu libro favorito el que por fin me de esa amor por la lectura que siempre he envidiado de ti?

Atrévete

Mi adicción a las tiendas vintage cada vez está mas justificada. Creo que ya no viajo a ningún sitio sin visitar al menos una de estos locales llenos de historia y ropa para todos los gustos y que tanto me transmiten e inspiran.

 Me encantan las cosas que no lleva nadie o que solo llevan unos pocos y me parece en cirto modo romántica la idea de cada una de sus prendas tuvo su historia y que conmigo empieza un capitulo nuevo.

La mayoría de la gente suele creer que estas tiendas son poco menos que vertederos de retales y prendas de ropa destrozadas, sin lavar y con olor al sudor de su último dueño: otra de tantas creencias fruto de la ignorancia y diría que es casi admirable esa facilidad del ser humano para hablar de todo sin saber de nada, con argumentos sin contrastar o de cosecha propia.

Si utilizaran la misma pasión por defender los derechos humanos y protestar contra las injusticias como defienden sus hipótesis y sus verdades “de oidas”…

Para mí huelen huelen a diferente, a arriesgado, a miradas de envidia y a comentarios del estilo: ¿de donde es? ¿donde te lo/la has comprado»?

La ropa no se elige para salir de casa sin enseñar el cuerpo desnudo. Tiene parte de personalidad y parte de estado de ánimo. Hace algun tiempo escuche a alguien decir que la forma en que andas y te vistes determina mucho tu actitud en la vida, y desde luego me parece algo digno de analizar.

Detesto vestir como todos casi tanto como escuchar la musica que escucha todo el mundo, pero que se le va a hacer, uno que es raro.

Esa sensación de no dejarse llevar por lo que la masa sea/hace/dice/piensa o se pone es algo que engancha. Te aconsejo que pruebes a ser diferente, a alejarte de lo que la sociedad quiere que seas/hagas/digas/pienses o te pongas.

Atrévete con ese peinado que todos mirarían, a ese color de pelo del que todos hablarían, a ese gorro que te hace parecer estúpido o a esos pantalones demasiado rotos:

SI TE HACE FELIZ, HAZLO


Y TU, ¿TE ATREVES A ATREVERTE?

Quiero saber cuál va a ser ese primer pequeño gran cambio que piensas hacer para empezar a ser diferente y dejarte llevar por fin por esa vocecita que ahogó tu profunda necesidad de encajar.

Algo a corto plazo. Algo pequeño que sea el principio de algo nuevo y auténtico.

Back to military raincoats

I recently got my new military raincoat. The vintage heritage obsession definitely and irredeemably keeps going. Here you are one of my favourite vintage stores in Alicante: For keeping informed and watching what’s going on follow its Instagram account by clicking ELEFANTE VINTAGE

Ecuador #1 Quito y La Mitad del Mundo

27 Julio. Contratiempos de bienvenida en Ecuador

Llego cansado después de casi 20 horas de viaje. Al bajar del avión cojo un autobús por 8 dolares que me acerca al antiguo aeropuerto de Quito y allí cojo un taxi por 6 que me deja en el Hotel Amaranta, donde me espera lo mejor en alojamientos que he tenido hasta ahora. Conozco a Andrés que dirige el hotel e inmediatamente después de darme la bienvenida me acompaña a mi habitación: un penthouse. Esta penthouse es una especie de casa con varias habitaciones, cocina salón y 4 baños y durante dos días será solo para mí.

Extasiado con tanto lujo de repente me falta el móvil. Busco por todo mi equipaje varias veces hasta que llego a la conclusión de que se ha quedado en el taxi. Desde el hotel Andrés hace todo lo posible por localizar al taxista e incluso accede a los vídeos de las cámaras de seguridad, pero parece que el taxi que me ha recogido no pertenece a la cooperativa de taxistas del aeropuerto y no se lee bien la matrícula.

Que impotencia. Después de tantas medidas para llevar bien organizado todo el material que llevo encima acabo perdiendo el móvil en un taxi. Lo más desagradable es pensar que el año pasado ya me quedé sin móvil en Tailandia. Parece que estoy algo «gafado» cada vez que viajo.

Después de lo que ha pasado no tengo demasiadas ganas de hacer nada, así que ceno y subo a la habitación a escribir y poner al día el diario de viaje.

28072017-_DSC661127072017-_DSC661028072017-_DSC661330072017-_DSC672027072017-_DSC660528072017-_DSC662028072017-_DSC662830072017-_DSC6728

28 Julio.  Mi familia de Quito

Amanezco más positivo después de la pérdida y salgo a desayunar para salir en cuanto pueda hacia la parada de taxis donde me recogió ayer el taxista. Allí hablo con el encargado quién muy amable se compromete a identificar al taxista  cuando tenga acceso a las cintas, así que me sugiere que llame por la tarde. Ya he hecho todo lo que podía hacer, así que ya relajado después de hacer todo lo que podía hacer vuelvo al hotel. Tengo mucho atrasado que editar y conozco a una bloguera que escribe allí mismo, en el restaurante del hotel, su blog.

Pasamos la mañana trabajando cada uno en lo suyo y cuando es la hora de comer paro, pero solo por un rato. Se nos hace de noche casi hablando los tres, Guillermina, Gabriela y yo en el restaurante del hotel mientras de vez en cuando miro el ordenador y es que, Jossie, un amigo de ecuador que viene desde Playas a la ciudad para visitarme. Él nunca ha estado en Quito y podría perderse, así que cuando veo que es demasiado tarde y ya debería estar aquí, lo llamo y salgo a buscarle: está a apenas tres calles del hotel pero completamente desorientado después del viaje.

Cuando se instala salimos a cenar algo cerca del hotel y volvemos. Mañana sacaremos más partido al día pero hoy ya es tarde y estoy cansado.

29 Julio. Mitad del mundo

Nos levantamos temprano y bajamos al restaurante a desayunar y tal y como había planeado cogemos un par de autobuses que nos cuestan 40 centavos y en poco más e una hora de empujones de pie en el bus disfrutando del espectáculo de viajar en estos autobuses tan locales ecuatorianos llegamos a La mitad del mundo.

La mitad del mundo es literalmente eso: la mitad del mundo. Las coordenadas 00 y alrededor del punto se ha levantado toda una ciudad que recibe el mismo nombre.

Dentro de la atracción turística, por unos 7 dolares, accedemos al mirador, al museo del cacao donde probamos y aprendemos el proceso del cacao , o al museo del helado donde podemos vemos como hacen el helado y degustamos algunos de los sabores . También vemos algunos experimentos curiosos que demuestran científicamente como la mitad del pueblo se encuentra en el hemisferio norte y la otra mitad en el hemisferio sur, como el del huevo en el clavo o la famosa dirección con la que el agua abandona el lavabo en uno y otro hemisferios.

Cuando acabamos consigo por fin sacar dinero en un cajero de Pichincha (antes no había podido sacar en ningún otro cajero con ninguna de mis tarjetas y damos una vuelta por el pueblo hasta que encontramos un sitio donde comer el clásico almuerzo ecuatoriano que ya empiezo a aborrecer: sopa, pollo, banana frita y arroz con frijoles.

Cogiendo el mismo camino de vuelta llegamos al hotel y descansamos toda la tarde hasta que se hace la hora de cenar y pedimos un taxi al centro histórico. Como bien me ha advertido ya esta mañana ÁNGELA, es como un Madrid pero en pequeño. Las calles, aunque demasiado vacías por las horas (solo las 21:30) si recuerdan a la capital y ua pequeña parte de mi se siente más cerca de casa que nunca desde que empezó este viaje.

Paseando y buscando algún restaurante abierto acabamos cenando unas mini hamburguesas y unos nachos en un restaurante (de cuyo nombre no puedo acordarme) A Jossie le encantan los nachos y la verdad es que no he probado mejores nachos en México. Cuando acabamos tomamos algo en la famosa y cara Plaza Foch y buscamos una discoteca donde entrar con la mala suerte que a mi solo me dejan entrar con el pasaporte (que nunca llevo encima, lógicamente), así que acabamos bailando en un «antro» bastante cutre rodeados incómodos y muy calientes bailes de parejas.

29072017-_DSC669129072017-_DSC671329072017-_DSC667929072017-_DSC667629072017-_DSC667529072017-_DSC667429072017-_DSC6671

México #3 La laguna rosa y la Isla de Holbox

24 Julio Café del profesor Pitágoras y la laguna rosa

Café del Profesor Pitágoras

Desayuno por fin en el Cafe del Profesor Pitágoras. Pido, saboreo y disfruto con cada bocado de su tortilla de verduras y de los increíbles pancakes integrales con semillas que acompaño con un capuccino. Los 130 pesos mejor invertidos desde que estoy en México. Etiquetado de vegano y decorado con cierto aire es el lugar ideal para degustar algunas especialidades que no se encuentran en otro sitio tanto a la hora del desayuno como de la comida, el té o una cena temprana, ya que abre de 8 am a 8 pm. Los empleados atentos y amables y el servicio rápido e impecable.

México #2 Valladolid-Chichén Itza, Yucatán

Cuando acabo vuelvo al hotel para prepararme para visitar Las coloradas que me ha recomendado René, quien también se ha apuntado a la aventura. Durante el viaje conozco algo más sobre su difícil situación familiar, sobre sus aficiones, y también sobre algunas camisetas que diseña que son, entre otros, los productos que vende en la tienda online que montó solo a los 15 años y de la que hoy, a los 17 años, puede prácticamente vivir. (Pagina web) Además de una grata compañía supone toda una experiencia viajar con un local no solo por la información y todo lo que me enseña de su país, sino porque también evita que me estafen adelantándose siempre a preguntar antes que yo a conductores, recepcionistas y otros personajes del servicio público que tienen bien ganada su fama de estafadores del género turista.

Después de casi 4 horas de taxi y autobús  llegamos a Las coloradas, unos lagos situados cerca de Rio Lagartos, al norte de la península del Yucatán. En un día soleado con la perspectiva adecuada y debido a la alta concentración de sale puede verse como sus aguas se tiñen de rosa de forma natural. No pasamos demasiado tiempo allí, hace mucho sol el calor y estoy cansado: llevo encima todo mi equipaje desde que he salido de Valladolid.

En el camino de vuelta paramos en una pizzería de Tizimin y, como tengo curiosidad por probar una pizza estilo mexicano acabamos comiendo, acalorados y casi con lagrimas en los ojos, una pizza de chipotle.

Mi idea inicial es dirigirme directamente a Chiquilá, desde donde sale el ferri a la isla de Holbox, pero parece que no hay combinación posible desde Tizimin hasta las 2 am, así que decido volver con René a Valladolid. De nuevo en la ciudad René me ayuda a encontrar alojamiento y después de mucho andar y preguntar en hoteles y hostels que no tienen disponibilidad acabo en el mismo hotel en el que me había instalado las dos noches anteriores y del que tanto me había quejado. ¡Puro Karma! Me instalo en LA MISMA HABITACIÓN y salgo a cenar algo a La ville bistro, donde ya me conocen. Se alegran de verme y me pregunta por mis planes así que les cuento mi plan frustrado de visitar Holbox y lo llenos que están los alojamientos y de repente vuelve mi suerte. Uno de ellos, Jesús Antón me dice que su compañera de la universidad vive allí y que va a hablar con ella para que me ayude. Poco después me encuentro hablando por whatsapp con Jimena, la compañera de Jesús.

24072017-_DSC6391

24072017-_DSC6411
México #3 La laguna rosa y la Isla de Holbox
24072017-_DSC6422
México #3 La laguna rosa y la Isla de Holbox

25 jul.Camino a la isla de Holbox

Me he despertado temprano. Antes de que suene el despertador, como de costumbre. Invito a René a que se una a mí en el Café del Profesor Pitágoras para desayunar y de paso invitarle para agradecerle todo lo que ha hecho por mí. Pasamos el desayuno hablando de sus proyectos, de sus aspiraciones, de mi familia y de algunas otras cosas y cuando acabamos me acompaña al hotel y espera que acabe de preparar mi equipaje para acompañarme a la estación, donde nos despedimos y prometemos seguir en contacto. Sin duda René es otra de las grandes personas que me ha regalado mi viaje.

En el autobús de primera a Chiquilá reflexiono sobre lo que llevo de viaje, sobre la vida e intento poner un poco de orden en mi vida y mis pensamientos pero acaba siendo como de costumbre algo soporífero y complicado.

Ya en Chiquilá cojo el ferri a la isla por 130 pesos y en menos de media hora estoy por fin en Holbox.

Como he venido con los deberes sin hacer me toca andar  por sus calles bajo el sol intenso y cargado preguntando por alojamiento. Tampoco me quedan pesos ni tengo algo de wifi hasta que decido parar a comer en algún sitio que lo tenga y seguir buscando por el móvil. Mientras como unas tostadas de Marlin veo que Diego, el dueño del Camping Holbox Sunset, un camping al lado de la misma playa. me ha contestado que puede alojarme una noche sin problema ya que viajo solo, así que en cuanto acabo de comer, algo hinchado de tanto frito de la comida mejicana,

Por la tarde cierro el tour para nadar con el tiburón ballena (100 €) y conozco a Nora, catalana de Hungria y a un chico valenciano que nos cuenta emocionado que después de un año viajando vuelve a España.

Por la noche ceno con Nora y volvemos al camping. Ella saca el ukelele con el que viaja, entre otras cosas de lo más inquietante, le enseño algunos acordes-y le canto el Happy birthday por su cumpleaños, que es hoy y echa de menos a sus amigos. Antes de acabar el día Diego me ha pedido que haga unas fotos en el evento de un hotel de la isla así que después como agradecimiento me invita a algunas cervezas en varios sitios que él conoce y me lleva en moto a una de las playas más oscuras de la isla para poder ver aunque sea una pequeña muestra del famoso «mar de estrellas luminosas» de Holbox y, aunque muy difícilmente consigo preciar algo. Dando patadas al agua puede verse como el plancton emite una tenue luz azul y aunque mi cámara haya sido incapaz de grabarlo o fotografiarlo me doy por más que satisfecho.

26 jul.Nadando con el tiburón ballena

Me despierto muy temprano, antes incluso de que suene mi despertador a las 6:30 Ha sido una noche muy larga entre el calor y los mosquitos. Como tengo que estar antes de las 7:00 en el muelle para subir a las embarcaciones que nos llevarán a nadar con el tiburón ballena aprovecho para dejar la mochila preparada y buscar cualquier cosa que pueda comer antes de subirme al barco y al final, después de mucho buscar acabo desayunando una de las cosas que más me gusta comer aquí: un bol de fruta con yogur y granola.

En cuanto acabo vuelvo a coger las cosas y me dirijo al muelle, donde ya están distribuyendo a la gente en los barcos. Cuando todos estamos emprendemos el camino por vía marítima hacia el punto donde se avistan las ballenas, aproximadamente a una hora y media del punto de partida. Una vez allí uno de los capitanes sube al techo de la embarcación para buscar la ballena con la que nadaremos y cuando la localiza vamos bajando de dos en dos durante unos pocos minutos: es muy grande y nada muy rápido, así que es breve el tiempo que podemos estar a su lado siguiéndola hasta que desaparece de nuevo.

La experiencia es intensa. Es bastante impactante e inquietante nadar al lado del pez más grande del mundo así que mi tensión después de las dos inmersiones con el animal está por los suelos. Nada que con algo de azúcar no pueda arreglar.

Cuando acabamos todos de hacer las dos inmersiones mientras de prepara la comida buceamos en una zona no demasiado profunda durante media hora y enseguida nos dirigimos a comer a una pequeña isla virgen, la típica isla paradisíaca del Caribe con palmeras, agua azul turquesa, arena blanca y lo mejor de todo: entera para nosotros.

La actividad acaba sobre las 13:00. Perfecto para ducharme, acabar de prepararlo todo y descansar un poco en una d las hamacas del camping antes del día duro de viaje que me espera.

Hacia las 3 me despido y empiezo el agotador proceso de trasladarse por cuenta propia.

  • Espera al próximo ferri: 30 minutos
  • Ferri de Holbox a Chiquilá, 45 minutos,
  • Autobús de segunda de Chiquilá a Cancún, 2 horas y 15 minutos
  • Autobús de Cancún al aeropuerto, 30 minutos
  • Espera en el aeropuerto, 3 horas
  • Vuelo de Cancún a Lima: 5 horas y 15 minutos
  • Escala en el aeropuerto de Lima: 2 horas y 45 minutos
  • Vuelo de Lima a Ecuador: 2 horas y 15 minutos
  • Tramites de aeropuerto y traslado al próximo alojamiento: 1 hora y 30 minutos

Total de viaje: 19 horas y 15 minutos de Holbox a Ecuador cargado con mi equipaje y alternando trayectos de calor  con frío extremos. Solo me queda decir: ¡Por fin en Ecuador!

_DSC6432_DSC6426

_DSC6433_DSC6450
_DSC6470_DSC6472_DSC6473_DSC6475_DSC6579_DSC6581_DSC6590_DSC6589_DSC6587_DSC6598_DSC6591_DSC6593_DSC6594_DSC6584_DSC6585

México #2 Valladolid-Chichén Itza, Yucatán

22 Julio Llegada a Valladolid: ciudad heroica

Me despierto sin prisa cuando el cuerpo lo pide. En mi caso, a las 9 (soy muy poco de dormir y especialmente cuando viajo y hay tanto que hacer y ver).

Coincido en el hall con Marlene, una chica italiana que conocí anoche del hostel y subimos a desayunar a la terraza. Ella también se va hoy, así que cuando acabamos de desayunar nos despedimos y salgo a comprar mi ticket a Valladolid a la estación de autobuses ADO que hay en la misma 5ª avenida y lo consigo por 216 pesos (aprox. 10 euros) y enseguida vuelvo al 3B para hacer una vez mas la mochila.

A las 11:30 subo al autobús y después de casi 2 horas de viaje al lado de un niño mejicano muy simpático que me ameniza el viaje con sus preguntas ingeniosas y me invita a palomitas con queso y Chile bajo por fin en Valladolid, bautizada como Ciudad Heroica.

Ya en Valladolid cojo in autobús compartido por solo 18 pesos para ir a la Hacienda donde voy a pasar dos días pero queda demasiado lejos de Valladolid y acabo optando por buscarme algo en la misma ciudad. Me instalo en la habitación de un hotel en bastante malas condiciones y sin aire. El calor quema así que espero que se haga de noche y salgo a recorrerla de arriba a abajo hasta que ya a las 3 de la mañana llego al hotel a afrontar una calurosa noche en compañía de algún que otro grillo y cucaracha que entran a mi cuarto por una ventana rota que hay en el techo.  ¡Vaya noche me espera!

México #2 Valladolid-Chichén Itza, YucatánMéxico #2 Valladolid-Chichén Itza, YucatánMéxico #2 Valladolid-Chichén Itza, YucatánMéxico #2 Valladolid-Chichén Itza, Yucatán

23 Julio  Chichén Itzá, cenotes y un amigo mexicano llamado René

Hoy me he levantado con otro humor y ganas de afrontar el día. Pretendo desayunar en una cafetería vegana de desayunos que vi anoche durante mi largo paseo pero cuando llego esta cerrada. Cierra los domingos. Con algo de decepción sigo la misma cale y me llama la atención La Ville Bistro Bar. Miro la carta y entro a darme el homenaje que me merezco después de la noche pasada.


Ville Bistro Bar Valladolid

Ambiente cuidado y acogedor. Espacioso y decorado con muy buen gusto y un servicio atento, amable y diligente. Mi desayuno: hotcakes con miel, fruta, tortilla con jamón y un capuchino. Simplemente EXCELENTES.


Mi desayuno en el Bistro es lo que necesitaba. Con actitud positiva y ya recuperado voy a alquilar una moto para recorrer algunos cenotes y visitar Chichen por mi cuenta. Echo de menos esa libertad que da tener un vehículo durante el viaje.

Encuentro la mía en la calle 41 #197, entre 38 y 40 (Colonia Centro):

Scooter Rent

Allí me atiende Rubén resuelve algunas de mis dudas. Por 400 pesos alquilo todo el día la moto y por mi cuenta visito la famosa Chichén Itzá. Ver tantos autobuses y tanta gente da la sensación de que es un parque de atracciones. Entro y paseo por las famosas ruinas y hago algunas compras en los puestos que se sitúan dentro. Para mi sorpresa y tarde, como de costumbre, advierto que los precios de los puestos fuera de la pirámide son la mitad que los de dentro, pero bueno, ya está hecho.

Por la tarde visito algunos cenotes de alrededor de Valladolid y por la noche conozco a René y pasamos la noche recorriendo Valladolid René es sin duda una de las grandes personas que me llevo de este viaje. Atento, amable y siempre dispuesto a contarme curiosidades y disipar mis dudas sobre cualquier cosa referente a México.

23072017-_DSC634423072017-_DSC634723072017-_DSC634123072017-_DSC632324072017-_DSC635524072017-_DSC637024072017-_DSC6379

Mexico #1 Cancún, Quintana Roo

19 Julio Adiós Cuba. Hola Quintana Roo

La espera en el aeropuerto de la habana se hace corta mientras acompaño con un Americano mi lectura de Historia de Cuba, un libro que he comprado para conocer la historia del país que dejo. La verdad es que de no haber visitado el país dudo mucho que me hubiera interesado en leer un libro, así que estoy contento. Parece que las ganas de saber son mi pretexto para leer por fin.

El vuelo dura 1 hora y pasa muy rápido. No es nada para lo que llevo recorrido.

Cuando aterrizo en México busco en el mismo aeropuerto y cambio algo de efectivo para contratar el autobús que me llevará a Playa del Carmen.

Nada mas bajar en la misma playa una hora después busco algo de wifi para tranquilizar a mi familia y con mochilas a la espalda empiezo a buscar donde alojarme. Miro varios hostels hasta que el 3B, en la calle paralela a la 5 avenida me convence del todo. Unos 15 € la noche con desayuno, taquilla grande y aire acondicionado en habitación compartida de 6, donde me encuentro mas tarde con mis compañeros de habitación: 3 austriacos.

Hostel 3B. Playa del Carmen, México

Salgo a comer unas arepas 100% latinas y vuelvo al hostel. La tarde la paso en el gran centro comercial que esta enfrente del hotel y hablando con mi familia hasta que salgo un rato para reservar mi buceo en Cozumel (30 €) y mi día en Tulum, Coba y Playa paraíso (60 €) Hace mal tiempo, como siempre a estas horas en esta época del año, así  que no apetece otra cosa.

Ya por la noche salgo a cenar y acabo, como a mi me gusta, en un street food mexicano donde después de muchas vueltas acabo disfrutando de los sabores de México en una increíble Gringa por 40 pesos que acompaño de un vaso de fruta y un agua natural de limón (una especie de limonada, aunque también las hay de mango, horchata y otras frutas)

La noche es frenética en Playa del carmen. Cientos de turistas entre los que, aunque no me guste reconocerlo, me incluyo recorren la quinta avenida y sus decenas de tiendas, restaurantes, heladerías y puestos de comida de lo mas llamativo. Sandwiches de helado de cookies, churros de kinder bueno y toda una oferta gastronómica de lo menos saludable.

De vuelta al 3B y ya en la habitación aparece mi compañero austriaco para invitarme a una cerveza con los demás en la terraza. En el 3B siempre hay eventos y fiestas, es fácil Mi noche acaba siendo lo que se espera de una noche de mochilero: un paseo, música en directo, cervezas y gente de todas partes del mundo compartiendo sus historias y sus ganas de conocer el mundo.

 20 Julio Cozumel con paisanos valencianos
Hoy toca hacer snorkel en Cozumel, así que me levanto pronto, desayuno en la terraza con mi compañero de habitación que hoy parte hacia Cuba e intercambiamos curiosidades y consejos de nuestros destinos mas inmediatos. Cuando bajo a la habitación están las chicas y les convenzo para que me acompañen a Cozumel, así que se preparan, las llevo a comprar los tickets y cogemos el ferry de las 10 para estar en el muelle a las 11, la hora a la que empieza la actividad.

El ferry se retrasa y cuando atraca me despido y salgo corriendo hacia el muelle. Por suerte los mejicanos no viven con mucha prisa así que cuando llego aun tengo que esperar un rato hasta que nos montamos en la lancha que nos lleva a los arrecifes.

Lo mejor de mi día llega en acabar la actividad cuando conozco a Mario y Mati, una increíble pareja de valencianos con los que me siento a comer y a compartir. Mati es como yo: un culo de mal asiento y Mario es Mario Vidal, el dueño de papas Vidal, un nombre que le reconozco me suena bastante. La comida se hace increíblemente agradable entre risas, historias, tuteo y reflexiones sobre la vida.

Cuando terminamos insisten en invitarme y hacemos tiempo en un parque hasta que nos despedimos en la cola del ferry de las 4 hacia playa del carmen.

No parece fácil que volvamos a juntarnos, amenos en Cancún. Ellos están en un resort cerca de Tulum y mis días en la península están «casi milimetricamente» planificados. Estas amistades y encuentros casuales son los que enriquecen los viajes y alientan el espíritu del viajero.

Por la tarde descanso en la piscina del hotel y por la noche salgo a cenar con mis Yolanda y Jefskenia, mis compañeras suizas de habitación y por fin la conversación se alarga mas allá del Hello y del good morning. Es adorable ver como no se cortan en comer todo lo que les ponen (y doy fe que es bastante) La cena nos da para conocernos algo mas pero estamos cansados del buceo así que quedamos en que mañana por la noche empezaremos con el tequila. Las dos son increíblemente simpáticas y buenas pero Yolanda tiene algo que enamora y me tiene loco.

 

21 Julio Ruinas mayas, playas paradisíacas y vida entre latinos

Hoy me despierto a las 7. La furgoneta pasa a recogerme a las 7:30 para visitar Tulum, Coba y Playa Paraíso. Como no preparan el desayuno hasta las 8 salgo a comprar un vaso gigante de fruta con yogur y granola por 30 pesos (aprox. 1’5€)

Durante los trayectos y las paradas conozco un poco a mis compañeros de viaje, sobretodo a Marcela y Carlos de Cali y Medellin, Colombia. Con ellos hablamos de la mala prensa que tiene Colombia y me explican el desprecio del colombiano hacia la figura de Pablo escobar y algunas otras curiosidades sobre su país. También conozco a Jorge y ,una simpática pareja de Chihuahua que me acoge con cierto espíritu paternalista e insiste en hacerme una foto para enseñársela a su hija. Hablo de mi viaje a Tailandia con dos chicas Colombianas y comparto también alguna conversación con un peruano que nadie sabe como se llama aunque todos acabamos llamándolo Peru.

Después de Playa paraíso nos acercamos a una tienda local de artículos mayas y a ver a un Chaman.

Cuando vuelvo al hostel después de todo el día fuera me dicen en recepción que me tienen que cambiar de habitación porque no avisé de que me quedaba mas de una noche y donde duermo está reservada para varios días, así que recojo mis cosas y me traslado. Mis nuevos compañeros son un grupo genial de colombianos.

Por la noche nos juntamos varios del Hostel y hacemos tiempo bebiendo y hablando hasta que se hacen las 12:00. Es hora de ir a ver como está la fiesta en Playa el Carmen. Vamos a la Vaquita y gracias a algunos contactos de los colombianos pasamos sin pagar. Allí se me hacen las 3 bailando hasta que duelen los pies. Estoy demasiado cansado después de un día entero fuera como para que el cuerpo aguante más

21072017-_DSC621721072017-_DSC620121072017-_DSC621121072017-_DSC624321072017-_DSC624821072017-_DSC626421072017-_DSC627621072017-_DSC629621072017-_DSC631221072017-_DSC631321072017-_DSC6318

Los portadores

Dejadme que os ponga en antecedente. Que os hable de mi. De nosotros. De lo particulares que son y de cómo sobrevivien los llamados portadores de rubíes.  Sucede algo curioso con los corazones extremadamente frágiles. Los más puros e inocentes. Los que siguen creyendo después de tantas decepciones y vuelven a darse el capricho y a asumir el riesgo.

Sucede que, cuando alguien los hiere en lo más profundo, y después de una pequeña implosión exteriorizada en forma de llanto, sus contadores vuelve a cero. Únicamente de esta manera consiguen sobrevivir ellos y sus portadores.

Sucede también que la persona que forzó su autodestrucción queda desterrada en un lugar de la memoria tan profundo como el dolor que causó su marcha, y sus recuerdos blindados contra cualquier posible recaída.

Así es como renacen y consiguen latir por otro alguien con la misma fuerza.

De averiarse sus contadores con el oxidante recuerdo y la nostalgia de aquella felicidad pocas probabilidades tendrían sus sentimentales dueños, pues de su programado reinicio depende su supervivencia y dolorosa existencia.

Delicados portadores. Hermosas gemas color escarlata.

A %d blogueros les gusta esto: