LA SONRISA DE LOS 26

Y cuando parecía que todo volvía a la rutina apareces, una vez más, para hacer más felices mis días. Podría pasar todas mis tardes con una de esas tazas de café sin azúcar al que me acostumbraste y esa risa sincera y llena de vida que nadie consiguió quitarte. Me encanta cuando me miras conSigue leyendo «LA SONRISA DE LOS 26»

A %d blogueros les gusta esto: