Puede? Quizá

Quizás realmente no haga falta nadie.

Me refiero a alguien físicamente presente en el mismo espacio.

Puede que lo físico esté sobrevalorado. Quizá sea suficiente con tener a alguien al otro lado a quien quieras escuchar siempre y que corresponda esa necesidad innata de ser escuchado. Que se quede quieto. Mirando sin necesidad de decir nada. Mordiéndose el labio mientras enreda sus dedos finos y alargados en su pelo rizado negro.

Queriéndonos cerca. Muy cerca.

Teniéndonos lejos. Demasiado lejos como para poder acariciarnos o devorarnos a besos.

Quizá solo necesitemos esa distancia para no aborrecernos. Para no dejar de querer vernos.

Puede que baste con ese alguien al otro lado que te haga sentir vivo por última vez durante lo poco que dure esta vez.

Deja un comentario