·Placeres·


Placeres pretende ser por fin  la excepción de cada pequeño proyecto personal que todos hemos tenido o tenemos y dejamos o dejaremos morir con el tiempo.

Lo escrito surge de la claridad poco habitual de una cabeza de inspiración profundamente caótica, pero el impulso de por fin tomármelo enserio se lo debo a ese vértigo del que se descubre el tipo de persona siempre antepone lo que debe sobre lo que le gustaría hacer por la misma inercia de la vida, por pereza o por esas excusas que solo nosotros reconocemos baratas y ridículas.

Placeres no es otra cosa que el resultado de aplicarme, por fin, ese tan normalizado «no te quedes con las ganas» 

Placeres son todas esas cosas que se piensan, pero por desgracia no se dicen , o no lo suficiente.

¿Para mi?

Placeres es lo que siempre nos queda cuando hay distancia de por medio. Lo que (NOS) mantiene cuerdo(S). Sereno(S).

Placeres es cada pequeño detalle, gesto o palabra que se descubre que se echa de menos cuando falta ese alguien. 

Placeres es mi propia historia, pero todas  las historias tiene sus placeres. 

Los tuyos.

Los vuestros.


Como la instantánea que se coloca con delicadeza bajo la lámina de plástico protector del album de fotos.

Como ese trozo de papel que plastificado se vuelve eterno.

Como esa pieza delicada que se envuelve en papel de burbujas

Como ese pequeño objeto que se guarda con esmero en su bolsa con cierre para no perderse o estropearse.

Guardo cada uno de estos pequeños placeres en sus plásticos, envases y envoltorios originales para que no pierdan valor con el tiempo o el exterior, el tiempo y la propia vida acaben contaminando su esencia.